Cómo lipiar espejos

cómo limpiar espejos
cómo limpiar espejos

Presume de espejos limpios escogiendo el producto más adecuado

A pesar de ser uno de los elementos decorativos más importantes de una casa, también encabeza la lista de los más difíciles de limpiar. Hablamos de los espejos, imprescindibles objetos decorativos que se han convertido en una de las mejores muestras de estilo y belleza en un hogar, pero que sin embargo, su cuidado es de los más complejos. El polvo, las huellas, las manchas de otros productos y el vapor de agua son elementos que ensucian rápidamente un espejo y estropean esa elegante pieza de decoración de la casa.

La clave para saber cómo limpiar los espejos obteniendo un acabado perfecto se encuentra en el producto utilizado. En muchas ocasiones lo más sencillo para evitar acumular tantos productos de limpieza es emplear ese llamado “multiusos” o contratar empledas de hogar. Sin embargo, los espejos necesitan un cuidado específico, y si elegimos un producto comercial debemos decantarnos por aquel que no contenga ácidos ni abrasivos y que esté específicamente indicado para el vidrio.

Otra posibilidad es elaborar nuestro propio producto de limpieza. En este caso, los componentes más adecuados son el vinagre blanco y el agua. La manera de proceder es muy sencilla, tan solo hay que mezclar dos partes de agua por cada una de vinagre. Y ahora tan solo queda limpiar.

En primer lugar, escogemos una bayeta de microfibra y la mojamos con agua limpia. La escurrimos y damos una primera pasada para quitar las manchas más superficiales. Posteriormente, la sumergimos en la mezcla de vinagre blanco y agua y recorremos todo el espejo en sentido horizontal. Finalmente, secamos con otra bayeta totalmente limpia y seca hasta que el resultado sea el óptimo.

Con estos sencillos consejos será fácil limpiar, y así podremos disfrutar de unos espejos relucientes durante mucho más tiempo.