Limpiar azulejos de baño y cocina

La limpieza de los azulejos del baño y la cocina requieren un cuidado y mantenimiento constante. Si no se cuidan correctamente los azulejos pueden empezar a acumular depósitos de jabón, moho, hongos y bacterias. Por todo ello es necesario limpiar los azulejos al menos una vez a la semana con productos de limpieza de calidad, para protegerlos y mantenerlos limpios y como nuevos.

La mejor forma de limpiar los azulejos de baño.

Para comenzar tenemos de realizar una limpieza previa con un limpiador en aerosol, que puede ser un limpiador básico en spray especial para azulejos de cocinas y baños. Procederemos a frotar las baldosas suavemente con movimientos circulares con una esponja o cepillo de fregar, tras lo cual enjuagaremos el revestimiento con agua tibia. Seguidamente usaremos una solución de cloro para eliminar el moho y las bacterias, mezclando la misma cantidad de agua y cloro. Se impregnan con esta solución los azulejos y se frota con un cepillo o una esponja, procurando realizar una presión firme y limpiando con un movimientos circulares. Finalmente se enjuaga con agua caliente. Si queremos limpiar las juntas de azulejos, que es el área que normalmente acumula la mayor parte de la suciedad, moho y manchas, usaremos la siguiente mezcla: 1/4 de taza de vinagre, 1/3 de taza de amoníaco y 1/2 taza de bicarbonato de sodio a la que se le añaden 7 tazas de agua, limpiando las juntas hasta la eliminación de la suciedad. Para limpiar los residuos de jabón, que pueden ser muy difíciles de eliminar con un limpiador de azulejos del baño común, deberemos usar un producto de limpieza más potente que contenga ácido láctico, alcohol, vinagre blanco o aceite de limón. Con estos sencillos productos y consejos conseguirás una limpieza total y eficaz de tus azulejos de baño y cocina, conservándose como nuevos durante mucho tiempo.
Relacionados
Cómo limpiar espejos